Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Reproducción por esquejes semiduros

  

Los esquejes semiduros o semileñosos son tallos con madera blanda en la punta y más dura o leñosa unos 15-20cm más abajo. Algunas plantas como coníferas y muchas plantas perennifolias de hoja ancha se propagan bien por esquejes semileñosos, aunque necesitan bastante calor y humedad para prosperar.

Para realizar la propagación por esquejes semiduros seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Tomar esquejes de 15-20 cm de largo que hayan comenzado a volverse leñosos por la base, lo que según la especie y el clima, ocurrirá entre finales de primavera y principios de verano.

 

2) Preparación de los esquejes. Para reducir pérdidas de agua recortaremos los brotes laterales, así como las hojas basales. Si el brote apical es blando, lo recortaremos también y si las hojas son grandes podemos recortarlas por la mitad. Para estimular el enraizamiento, realizaremos una incisión recortando una fina tira de la corteza de 2cm en la base de los esquejes, cuya herida formará un callo que estimulará la producción de raíces. Después cubriremos las heridas, cortes y nudos del tallo con una capa fina de hormona de enraizar.

 

3) Plantación de los esquejes. Tendremos preparada una maceta pequeña, de unos 10-15cm de altura, con un sustrato humedecido formado por arena y vermiculita a partes iguales. Bajo la maceta tendremos un cuenco con agua para mantener húmedo el sustrato.

Realizaremos un hoyo de 5-8cm de hondo por cada esqueje utilizando un boli o un lapiz e introduciremos los esquejes compactando bien el sustrato.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. Para lograr el enraizamiento de los esquejes debemos mantenerlos a una temperatura de 20-27ºC, con luz tamizada y con una humedad relativa del 70-80%. Para ello, podemos cubrir la maceta con una botella de plástico o crear una estructura de protección con madera o alambre por los laterales y una lámina de plástico en la zona superior, sin olvidarnos de que los esquejes deben mantenerse aireados y bien drenados. Tardarán alrededor de dos meses en desarrollar raíces.

 

5) Trasplante. Tras dos meses, los esquejes habrán desarrollado raíces de unos 2cm de largo, momento en el cual debemos trasplantarlos a macetas individuales con tierra fértil y rica en compost. Deberemos mantener los esquejes protegidos del frío invernal y en primavera podremos trasladarlos al exterior.