Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción por esquejes leñosos

 

Los esquejes leñosos o de madera dura son tallos rígidos que se toman a finales de otoño o principios de invierno, durante el reposo vegetativo. Los esquejes leñosos forman en su extremo un callo que estimula la producción de raíces y además son más resistentes a los daños por frío, sequedad o enfermedades. Existen tres tipos de esquejes leñosos:

 

  • Esqueje recto o esqueje en horizontal. Son esquejes que se toman realizando un corte basal horizontal y un corte apical al bies o en bisel. Generalmente se usa en árboles y arbustos caducifolios. 

 

  • Esqueje en mazo o bastón. Son esquejes que se toman incluyendo entre 1-2,5cm de rama desde la que crece el tallo. Puede tratarse de una madera de dos años de edad que excepcionalmente enraiza con más facilidad que la madera del año. Generalmente se usa para algunas coníferas como enebros o sabinas.

 

  • Esqueje en talón. Son esquejes que se toman realizando un corte o rasgadura de la corteza en la base del esqueje. Generalmente se usa en algunas coníferas como las tuyas.

 

Para realizar la propagación por esquejes de madera dura seguiremos los siguientes pasos (excepto en coníferas: reproducción de coníferas por esqueje):

 

1) Tomar esquejes leñosos de grosor similar a un lápiz. Realizaremos un corte horizontal justo 1cm por debajo de un nudo.

 

2) Preparación de los esquejes. Eliminaremos la madera blanda apical cortando al bies o en bisel por encima de un nudo. Después trataremos las bases de los tallos con hormona de enraizar.

 

3) Plantación de los esquejes. Plantaremos los esquejes en una cama de germinación en el jardín, con sustrato de arena gruesa o una mezcla de arena gruesa y perlita. Tras introducir la zona basal del esqueje, compactaremos bien el sustrato.
En zonas de inviernos fríos puede ser conveniente plantar en primavera y mantener los esquejes enterrados durante el invierno a dos tercios basales de su longitud y protegidos del frío y el viento.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. Para lograr el enraizamiento de los esquejes debemos aportar humedad constante a la arena y proteger a los esquejes del sol. En algo más de un mes los esquejes comenzarán a desarrollar raíces y hojas. A mediados de verano podremos ver cuales son los esquejes más vigorosos y resistente. Los esquejes más débiles serán más sensibles a las enfermedades y debemos retirarlos.

 

5) Trasplante. Según el tipo de planta y la zona climática, podremos trasplantar las nuevas plantas a su espacio definitivo en otoño o esperar a la siguiente primavera.

 



Reproducción de coníferas por esquejes leñosos