Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Reproducción por acodo

 

La propagación por acodo es una técnica de reproducción muy fácil ya que los tallos de muchas plantas forman raíces de forma natural si entran en contacto con la tierra.

Para aumentar las probabilidades de éxito en la reproducción por acodo:

 

  • El mejor momento para realizar un acodo es cuando la planta está en fase de crecimiento activo, principalmente en primavera.

 

  • El sustrato donde el acodo debe formar su sistema radicular debe mantenerse húmedo y bien drenado, además de no ser demasiado compacto.

 

  • Debemos eliminar las hojas más próximas al acodo para que la planta dirija sus energías a la producción de raíces.

 

  • Sujetaremos bien el tallo a acodar para que se mantenga enterrado. Podemos colocar piedras, grapas, clips de suelo o alambres en forma de U invertida.

 

  • Mantendremos el acodo unido a la planta madre hasta que haya desarrollado suficientes raíces y una nueva y fuerte brotación, lo que puede llevar desde varios meses hasta año y medio.

 

  • Cuando separemos la nueva planta de su planta madre conviene dejarla en el mismo sitio hasta la siguiente estación vegetativa.

 

En las siguientes secciones puedes ver diferentes tipos de acodado:



Reproducción por acodo simple
Reproducción por acodo aéreo