Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción por acodo aéreo

 

Este tipo de reproducción es adecuada para muchas plantas leñosas y para algunas plantas de interior. La propagación por acodo aéreo exige limpieza, una temperatura cálida y una humedad elevada. Los pasos a seguir difieren respecto si se trata de una planta de interior o de una planta leñosa de exterior:

 

Plantas de interior

 

La propagación por acodo aéreo resulta de utilidad en algunas plantas de interior que han crecido hasta alcanzar el techo y deben recortarse.

Para realizar la propagación por acodo aéreo en plantas de interior seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Selección del tallo a acodar. Seleccionaremos un tallo de la estación vegetativa en curso.

 

2) Preparación del tallo a acodar. Realizaremos una incisión de 3-4cm o hasta un tercio del grosor del tallo e introduciremos un palillo en la incisión para que permanezca abierta. De esta forma se formará un callo que estimulará la producción de raíces.

 

3) Realización del acodo. Tendremos preparado un puñado de turba de esfagno sin moler que lleve a remojo en agua caliente más de una hora. Cogeremos el puñado de turba de esfagno, lo escurriremos y lo apretaremos contra el tallo alrededor de la incisión. Con ayuda de otra persona debemos envolver la turba y el tallo con una lámina de plástico de color oscuro, atada por arriba y por abajo con cordeles.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. El acodo enraizará en unos dos meses siempre que la turba se mantenga húmeda y que el acodo esté resguardado del sol.

 

5) Trasplante. Pasados dos meses revisaremos con frecuencia el acodo y esperaremos hasta ver la bolsa de turba llena de raíces, momento en el que podremos cortar y separar la nueva planta del tallo parental y trasplantarla a una nueva maceta.

 

Plantas leñosas al exterior

 

Para realizar la propagación por acodo aéreo en plantas de interior seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Selección del tallo a acodar. Seleccionaremos un tallo de la estación vegetativa anterior y de anchura similar a un lápiz.

 

2) Preparación del tallo a acodar. Realizaremos un corte horizontal en la corteza y la capa de cámbium, justo por debajo de un nudo del tallo. Haremos otro corte horizontal de igual profundidad 2cm más abajo del corte anterior. Finalmente realizaremos un corte vertical que una los dos cortes horizontales arrancando la corteza y el cámbium de toda la zona. Quedará al descubierto la madera interior del tallo, sobre la que esparciremos una fina capa de hormona de enraizar.

 

3) Realización del acodo. Tendremos preparado un puñado de turba de esfagno sin moler que lleve a remojo en agua caliente más de una hora. Cogeremos el puñado de turba de esfagno, lo escurriremos y lo apretaremos contra el tallo alrededor de la incisión. Con ayuda de otra persona debemos envolver la turba y el tallo con una lámina de plástico de color oscuro, atada por arriba y por abajo con cordeles.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. El acodo enraizará en un mes si la turba se mantiene húmeda y el acodo queda resguardado del sol y la luz intensa.

 

5) Trasplante. Cuando veamos la bolsa de turba llena de raíces podremos cortar y separar la nueva planta del tallo parental y trasplantarla a otro lugar del jardín.