Navega rápidamente por el índice del contenido



Reproducción de coníferas por esquejes leñosos

 

 Abeto breweriana azulado

 

Las coníferas se reproducen bien por semilla pero su propagación por esquejes leñosos resulta práctica al poder obtener nuevos ejemplares en mucho menos tiempo que por semilla. Sin embargo, los pasos a seguir difieren un poco respecto a la reproducción por esquejes leñosos del resto de plantas.

Para realizar la propagación de coníferas por esquejes de madera dura seguiremos los siguientes pasos:

 

1) Tomar esquejes leñosos de la zona inferior de la planta, ya que enraízan mejor que los esquejes de la zona apical. Tomaremos los esquejes a finales de otoño o principios de invierno. Seleccionaremos una rama horizontal de 10-15cm de longitud y que tenga 5 años o más. Realizaremos un corte horizontal, en mazo o en talón, en función del tipo de conífera. Puedes consultar este dato en la ficha de cada planta, en Guía de plantas.

 

2) Preparación de los esquejes. Eliminaremos las hojas basales de los esquejes y cubriremos sus tallos con una capa fina de hormona de enraizar.

 

3) Plantación de los esquejes. Tendremos preparada una maceta de 10-15cm de altura con un sustrato formado por un 50% de turba de esfagno o mantillo de hojas y otro 50% de arena. Realizaremos un hoyo por esqueje utilizando un lápiz e introduciremos los esquejes compactando bien el sustrato. Plantaremos los esquejes en una cama de germinación en el jardín, con sustrato de arena gruesa o una mezcla de arena gruesa y perlita. Tras introducir la zona basal del esqueje, compactaremos bien el sustrato.


En zonas de inviernos fríos puede ser conveniente plantar en primavera y mantener los esquejes enterrados durante el invierno a dos tercios basales de su longitud y protegidos del frío y el viento.

 

4) Cuidados para el enraizamiento. Para lograr el enraizamiento debemos mantener los esquejes a temperaturas suaves, sin mucho calor durante el día ni mucho frío durante la noche. Colocaremos la maceta al exterior, en un lugar protegido y regaremos periódicamente para mantener el sustrato húmedo. En climas fríos podemos ubicar la maceta en el interior.

Los esquejes en maceta situada al exterior comenzarán a enraizar en primavera. Los esquejes en maceta situada en el interior comenzarán a desarrollar raíces en un mes pero después necesitarán un tiempo de adaptación al exterior, en cuanto el tiempo mejore.

 

5) Trasplante. Una vez que los esquejes hayan desarrollado suficientes raíces podemos trasplantarlos a una maceta más grande con sustrato rico en humus y ubicada al exterior. Durante el siguiente otoño e invierno mantendremos los esquejes protegidos del frío, el viento y la sequedad y en la primavera siguiente podremos trasplantarlos al espacio definitivo del jardín.