Navega rápidamente por el índice del contenido



Podar setos

 

Los árboles o arbustos con los que se desee crear un seto deben ser podados de forma casi constante y siguiendo un procedimiento desde su plantación. Por ello, se deben elegir árboles o arbustos que admitan bien los recortes y puedan desarrollar una estructura densa y compacta.

Sin embargo, en función del tipo de seto y de las plantas que formen el seto, la poda a realizar es diferente:

 

Podar setos informales. Los setos informales exigen la misma poda que si cada arbusto se plantara de forma aislada, y por tanto, requieren menos tiempo y esfuerzo que los setos formales, además de aportar un aspecto más natural e informal al jardín.

 

Podar setos formales. Este tipo de setos son compactos, simétricos y estructurados y exigen una poda de formación intensa y podas de mantenimiento constantes:

 

Setos con especies retoñantes: Es el caso de plantas que producen nuevos brotes de raíz, como Ligustrum, Pyracantha, Prunas espinosa, Crataegus, Tamarix… La poda seguirá las siguientes fases:

 

Año 1: Tras su plantación se recortan todos los tallos o ramas a 15-20 cm del nivel del suelo. En verano se despuntan y recortan las ramas que se han desarrollado desde el recorte inicial.

Año 2: A finales del invierno se recortan las ramas al 50%. En verano se despuntan todas las ramas altas y laterales.

Año 3 y sucesivos: En invierno se recortan las puntas de las ramas altas y laterales limitando el crecimiento de la planta dentro de los límites que se desee establecer. Entre mayo y septiembre, meses de mayor desarrollo de la planta, se deberán realizar pequeños repasos y despuntes cada mes o mes y medio.

 

Si se trata de arbustos que florecen en madera del año anterior o arbustos sensibles a la poda, se debe buscar la época más adecuada para realizar las podas más fuertes, principalmente las realizadas los dos primeros años.

 

Setos con especies no retoñantes. Se trata de setos de plantas que no generan brotes nuevos de raíz como Carpinus betulus, Corylus avellana, Forsythia, Ribes sanguineum,… La poda seguirá las siguientes fases:

 

Año 1: Se recorta la rama guía a un tercio de su longitud y el resto de ramas laterales en la misma proporción.

Año 2: Se repite la misma poda que en el año 1, se recorta la rama guía a un tercio de su longitud y el resto de ramas laterales en la misma proporción.

Año 3 y sucesivos: Se despuntan todas las ramas para ir limitando el desarrollo del seto. Esta poda debe hacerse todos los veranos, a excepción de los arbustos que florecen sobre madera de un año, en cuyo caso se realizará al finalizar su floración, pudiendo realizar otra muy ligera a finales de verano.

Una vez que el seto alcance la altura deseada, de debe eliminar toda la vegetación superior y la rama guía.

 

Setos con especies siempreverdes y coníferas. En este caso la poda seguirá las siguientes fases:

 

Año 1: Se recortan las ramas laterales y se deja íntegra la rama guía. En verano se recortan nuevamente las ramas dándole forma.

Año 2 y sucesivos: Se despuntan las ramas cada verano, aportándole forma al seto. Una vez que el seto alcance la altura deseada, se elimina la rama guía.