Navega rápidamente por el índice del contenido



Podar palmeras

 

 Foto de podador podando palmeras

Ejemplo de poda en altura deficiente: El podador ha subido a la palmera con espuelas que dañan el tronco de la palmera y lleva muy poco equipamiento de seguridad.

 

Las palmeras tienen un sistema de regulación por el cual generan nuevas hojas en la parte alta de su copa a medida que las hojas viejas se van secando en la zona más baja de la copa.

En los climas fríos, estas hojas secas cubriendo el tronco de la palmera resultan una buena protección para el frío, pero salvo en estas excepciones, es importante podar las palmeras para conseguir que se mantengan bonitas, sanas y limpias. Además, con la poda evitaremos el riego que supone la caída de hojas secas a gran altura.

 

¿Cuándo podar?

 

Las palmeras necesitan ser podadas cuando vemos que acumulan un gran número de hojas secas, aproximadamente cada 2 ó 3 años, dependiendo de la especie y tamaño de la palmera. La poda de una palmera debe realizarse en épocas con temperaturas templadas, principalmente primavera u otoño. Se deben evitar siempre temperaturas por encima de los 20ºC que puedan favorecer el ataque de picudo rojo, una plaga que está causando la muerte de muchas palmeras en el sur de Europa.

 

¿Cómo podar?

 

Palmeras de poca altura: Si la palmera es pequeña, arbustiva o de baja altura, nosotros mismos podemos realizar la poda.

Cortaremos las hojas secas utilizando una herramienta fuerte y bien afilada. En España es habitual utilizar el corvillón. También aprovecharemos para retirar hojas enfermas. Los racimos de frutos pueden quitarse para favorecer el crecimiento de la palmera, así como para evitar que caigan al suelo, aunque también pueden resultar decorativos si se dejan.

Lo que no debemos eliminar son las hojas verdes, ya que romperemos el equilibrio de la palmera debilitándola, retrasando su desarrollo y provocándola una pérdida en su captación de nutrientes.


Palmeras de troncos altos: Para estos casos debemos buscar profesionales especializados en la poda de palmeras. Se necesita un buen equipo de seguridad para ascender por el tronco, así como buenas herramientas de corte.

Antes de subir por el tronco de una palmera hay que asegurarse de que es lo suficientemente estable. Al ir subiendo conviene ir golpeando el tronco suavemente con un martillo de madera comprobando así que no hay huecos ni zonas podridas.

Por otra parte, el ascenso por la palmera debe hacerse usando materiales que no provoquen heridas en el tronco, heridas que tardarán en cicatrizar pudiendo causar daños graves en la palmera. Existen distintos sistemas para subir por el tronco de la palmera, estribos, "bicicleta o si hay acceso, una plataforma elevadora.

La poda se realiza recortando las hojas secas a ras del tronco, comenzando desde la parte más baja de la copa y ascendiendo en espiral. Para alargar más el período hasta la siguiente poda, se pueden eliminar las hojas semisecas pero no conviene retirar hojas verdes para no perjudicar a la palmera. 
 

Después de podar

 

Una vez realizada la poda es muy importante retirar los restos de poda. Estos residuos vegetales pueden atraer plagas perjudiciales tanto para las palmeras como para el resto del jardín.

Por lo tanto, es fundamental llevar las hojas de las palmeras que acabamos de recortar a un lugar alejado del jardín donde puedan ser destruidas.