Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Podar arbustos

 

Los arbustos, de forma general, tienen menos necesidades de poda que los árboles. De hecho, hay arbustos que si disponen de un espacio amplio en el jardín, crecen con buena forma y con la frondosidad adecuada, no necesitan ser podados más allá de practicarles ligeras podas de limpieza para eliminar ramas secas, hojas, flores o frutos marchitos, chupones…etc.

En todo caso, y aunque no resulte imprescindible, es conveniente realizar una poda de formación durante los primeros años de desarrollo de un arbusto, así como podas de floración o fructificación si el arbusto es interesante por sus flores o por sus frutos respectivamente.

Por otra parte, con la poda, se puede conseguir alargar la vida de los arbustos, así como obtener arbustos más compactos y frondosos.
 

 

Consulta los distintos tipos de poda de un arbusto en las siguientes secciones:

 



Poda de formación de un arbusto
Poda de limpieza de un arbusto
Poda de floración de un arbusto
Podar arbustos de tallos decorativos
Poda de renovación de arbustos