Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Podar árboles

 

Es conveniente realizar ligeras podas regulares desde el inicio de la plantación para evitar que al cabo de los años haya que realizar podas drásticas, de mayor riesgo para el árbol, más costosas y generalmente, con resultados poco estéticos.

Sin embargo, (excepto en árboles frutales), tampoco es necesario ni conveniente realizar podas anualmente, puesto que se retrasará el crecimiento del árbol y se perjudicará su desarrollo radicular haciéndolo más sensible al frío, al calor y a la sequía.

La intensidad de la poda y su frecuencia dependerá de cada especie de árbol, su vigorosidad, su porte, su dimensión y su adaptación a la poda. Puedes encontrar recomendaciones para la poda de cada árbol accediendo a su ficha en nuestra Guía de plantas.

 

Consulta en las siguientes secciones los distintos tipos de poda de árboles:



Poda de formación de un árbol
Poda de mantenimiento de un árbol
Poda drástica de un árbol