Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Poda de limpieza de un arbusto

 

La poda de mantenimiento o limpieza debe realizarse en todos los arbustos una o varias veces al año para mantener el arbusto sano, con una estructura equilibrada y con buen aspecto. Mediante la poda de mantenimiento se deben eliminar:

 

o Tocones: trozos de ramas sin brotes que se han quedado secos.

o Ramas débiles, cruzadas o mal ubicadas, deterioradas o enfermas

o Hojas, flores y frutos marchitos

o Chupones no aprovechables: Son rebrotes muy vigorosos que surgen del tronco o de las ramas.

o Sierpes: Son rebrotes muy vigorosos que surgen directamente de las raíces.

o Brotes ‘bastardos’, por ejemplo, brotes con hojas completamente verdes en arbustos de follaje variegado.