Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Poda drástica de un árbol

 

La poda drástica es una poda de salvamento que se debe realizar muy excepcionalmente y cuando no hay otra solución. Es el caso de árboles grandes afectados por enfermedades o plagas o con ramas grandes muy débiles, secas o con un gran riesgo de rotura. Se debe tener en cuenta que los árboles sensibles a la poda no soportarán una poda drástica.

La poda drástica consiste en realizar una poda fuerte para recortar de golpe todas las partes del árbol que ‘molestan’. Esta poda se realiza con motosierra, puesto que se trata de ramas y estructuras muy fuertes y gruesas, y se deben utilizar todos los medios y materiales de seguridad necesarios; arnés, escalera estable, gafas, guantes… Este es un trabajo de poda para especialistas.

 

Hay dos tipos de podas drásticas:

 

Terciado. Se trata de cortar todas las ramas del árbol dejando un tercio de su longitud.

 

Desmochado. Se trata de cortar todas las ramas a ras del tronco. Es la poda más drástica para un árbol, le causa un gran estrés, le pone en riesgo de supervivencia, le provoca quemaduras solares y afea mucho su aspecto. Es conveniente buscar antes otras alternativas.