Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Piscinas cubiertas

 

Las piscinas cubiertas permiten ampliar los meses de utilización de la piscina y resulta muy útil en regiones de climas fríos o templados. Disponemos de varias opciones:

 


Cobertor de piscinas.

 

Consiste en instalar un cobertor que cubra la superficie del agua de la piscina. Se puede utilizar en cualquier tipo de piscina de forma sencilla y económica.

El cobertor hace que el agua se mantenga más caliente y recoja el calor del sol, a su vez que mantiene limpio el agua. Esta opción sólo es práctica en zonas con muchas horas de sol y con un clima donde la temperatura exterior permita bañarse al aire libre.
 

 

Cubierta de piscinas. 

 

Se trata de cubiertas transparentes adaptadas a las medidas y modelo de cada piscina.

Existen tres tipos de cubierta: telescópica, fija y deslizable. Todas disponen de sistemas de fácil apertura, incluso pueden incluir apertura automática con células fotoeléctricas y mando a distancia.

Las piscinas con cubierta se pueden utilizar desde principios o mediados de la primavera, hasta otoño, ampliando mucho el tiempo de utilización de la piscina.

Las cubiertas se pueden instalar en cualquier tipo de piscina, aunque necesitan espacio alrededor de la piscina, especialmente en el caso de las cubiertas telescópicas, y el  precio de la cubierta aumentará considerablemente el coste final de la piscina. En todo caso, la inversión puede resultar muy rentable si esto nos permite utilizar la piscina durante buena parte del año.