Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Palmeras

 

Las palmeras pertenecen a la familia Palmáceas. Las palmeras son árboles o arbustos que se diferencian del resto por las características de sus raíces, su tronco o palmito y sus hojas:

  Raíces. Las palmeras no tienen una raíz principal y otras secundarias, terciarias.. etc, como el resto de árboles y arbustos. El sistema radicular de las palmeras está compuesto de un conjunto de raíces del mismo nivel funcional que nacen de la base del tronco.

  Tronco. Las palmeras tienen generalmente un tronco único y no ramificado que a diferencia del resto de árboles, no crece en grosor con el tiempo, ensanchándose únicamente por la acumulación de restos que van dejando las hojas inferiores al secarse. Por este motivo, el tronco de la palmera se puede llamar también falso tronco o palmito.

  Hojas. Las hojas de la palmera crecen en penacho, corona o rosetón y pueden ser pinnadas (forma de plumas de pájaro) o palmáceas (en abanico, como la cola de pavo real). La forma exótica de las hojas es la característica más llamativa de este grupo de plantas.

La multiplicación de la mayor parte de palmeras se realiza por semilla, siendo necesario utilizar semilleros cálidos y protegidos. La semilla de las palmeras es de germinación lenta pudiendo variar entre 1-15 meses según la especie.

Las palmeras son plantas de origen desértico, tropical y subtropical. Dependiendo de su adaptación al resto de zonas climatológicas, se pueden dividir en dos grupos:

 

Palmeras más adaptables fuera de su clima. Las especies de origen desértico, asociadas a clima caluroso y seco, se han adaptado a climas templados y suelos más húmedos y ricos en nutrientes, por lo que se pueden utilizar para el exterior en el clima semidesértico, en el clima mediterráneo, en el clima atlántico y en el clima tropical. Incluso para clima continental y clima de montaña existen variedades que soportan bien al exterior. Washingtonia, Phoenix, Livinstona y Chamaerops son las familias de palmera que mejor se adaptan a exterior en climas distintos a su hábitat de origen.

 

Palmeras menos adaptables fuera de su clima. Las especies de origen tropical o subtropical necesitan humedad y calor, adaptándose mal en climas diferentes. Por lo tanto, son especies de invernadero o interior en climas continental, atlántico, de montaña, mediterráneo o estepario. Howea (Kentia), Chamaedorea, Chrysalidocarpus, Butia, Euterpe,… son familias de palmera que no se adaptan a exterior en climas distintos al clima tropical o subtropical.

 

Puedes buscar todas las especies de palmeras accediendo a nuestra Guía de plantas.