Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Mulching o acolchado

 

La técnica de acolchado consiste en cubrir el suelo del jardín con materiales orgánicos que además de protejerlo, le aporten nutrientes a medida que se van descomponiendo.

Es recomendable mantener acolchado el suelo del jardín durante todo invierno, desde antes de la llegada del frío hasta el final del período de heladas. Cuando llegue el calor fuerte, conviene volver a acolchar el suelo y mantener el acolchado hasta finales de Agosto o hasta que baje la intensidad del calor y el sol estival. De esta forma el mulching aporta nutrientes al descomponerse y protege al suelo del frío, del calor y de la pérdida de humedad por evaporación.
 

Existen numerosos materiales orgánicos adecuados para realizar el acolchado del suelo del jardín: Hojas de árboles caducifolios, cortezas de pino, algas, consuelda, virutas de los restos de poda, paja, pinaza u hojas de pino…