Navega rápidamente por el índice del contenido



Iluminación exterior

 

La iluminación exterior permite realizar actividades y disfrutar más del jardín durante las noches de verano y las tardes del invierno. Además, la iluminación del jardín sirve para aportar mayor seguridad frente a intrusos, ampliando la visibilidad del exterior desde el interior de la casa.

Para elegir los elementos de iluminación y su ubicación en el jardín se debe decidir qué se quiere iluminar y para qué. Si se necesita iluminar un sendero, escalera o terraza para caminar con seguridad, comer, leer o realizar cualquier tipo de actividad, hay que instalar luz directa cerca de la zona a iluminar.

Mediante la iluminación se pueden aprovechar al máximo los elementos más destacados del diseño del jardín, generando un ambiente mágico durante la noche y las tardes de invierno. Si lo que se pretende es lograr un efecto decorativo se utilizarán focos y lámparas decorativas que iluminen suavemente algún elemento destacado, un árbol o planta de formas llamativas, un grupo de macetas, una escultura, la piscina…

 

Opciones en el mercado

 

Existe gran variedad de fuentes de iluminación exterior en el mercado y su diseño debe ser acorde al estilo del jardín.

En las escaleras, lo más sencillo y seguro es insertar luces en el centro o a los lados de cada escalón. En los senderos se pueden incorporar postes de luz definiendo los laterales del camino o mini-reflectores embutidos en el suelo a lo largo del sendero.

Los reflectores de suelo se pueden utilizar para iluminar objetos o paredes. También es posible situarlos entre la plantación creando sombras muy decorativas. Otra opción es la iluminación solar mediante luces solares, no son muy luminosas pero no necesitan toma de electricidad y se instalan fácilmente.

Todos los elementos de iluminación, los cables y tomas de electricidad tienen que ser impermeables y blindados de forma que se elimine cualquier peligro. Se recomienda contratar toda la instalación eléctrica del jardín a profesionales.