Navega rápidamente por el índice del contenido



Hortalizas

 

Existen muchas especies de hortalizas y cada una de ellas cuenta con distintas variedades que se diferencian por su adaptación al clima, por su productividad, por su época de siembra y recolección, por las características de sus frutos, por su resistencia a determinadas plagas…, etc.

La mayoría de las hortalizas puede cultivarse con éxito en un huerto en terraza si se tienen en cuenta las diferencias entre el huerto tradicional y el huerto en terraza.

 

En los centros de jardinería podemos encontrar marcas de semillas de las especies y variedades más usadas en el cultivo convencional. Algunas marcas incluso ofrecen semillas ecológicas. Otra alternativa es producir nuestras propias semillas obteniéndolas de nuestro huerto o del huerto de amigos o conocidos, que en algunos casos cuentan con variedades locales mejor adaptadas a nuestro clima.

 

Los viveros y centros de jardinería también disponen de plántulas de las hortalizas más comunes, tomateras, pimientos, judías, lechugas, plantas aromáticas… Estas plantitas nos permiten iniciar el cultivo del huerto directamente al aire libre una vez ha pasado el riesgo de heladas, especialmente en los climas fríos, donde necesitaríamos un semillero protegido para realizar la siembra de las hortalizas de verano, sensible al frío y a las heladas tardías.

Pero antes de adquirir semillas o plántulas de hortalizas debemos elegir qué hortalizas queremos cultivar en función del espacio disponible y de la época del año.

 

Hortalizas de verano. Una gran parte de las hortalizas más apreciadas en el huerto dan su cosecha en verano, tomates, pimientos, judías, calabacines, sandías, melones, calabazas, berenjenas, maíz, pepinos…

 

Hortalizas de primavera u otoño. Otras hortalizas dan su cosecha con temperaturas suaves, en primavera u otoño, acelgas, apio, espinacas, lechugas, patatas, perejil, puerros, rabanitos, remolacha, ruca, zanahorias.

 

Hortalizas de invierno. También hay hortalizas para el invierno, como ajos, cebollas, coles, escarolas, guisantes, habas, canónigos, nabos…

 

En todo caso, muchas de estas hortalizas pueden soportar más frío o más calor y dar cosechas en otras épocas del año, pudiendo encontrar variedades más adecuadas para las distintas condiciones de cada huerto.