Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Escarificado del césped

 

El escarificado del césped consiste en rasgar superficialmente el suelo para eliminar el fieltro o capa impermeable de restos vegetales que se genera habitualmente en el césped, perjudicando su crecimiento.

El fieltro impide la aireación del suelo, provoca encharcamientos, disminuye el crecimiento de las raíces del césped y puede causarle infecciones por hongos. Sin embargo, el fieltro puede proteger al césped de fríos y heladas durante el invierno.

 

¿Cómo realizar el escarificado?. Antes de escarificar, debemos segar el césped a baja altura, unos 2 cm. Una vez tenemos el césped bien segado, el escarificado se puede realizar con un rastrillo manual o alquilando una máquina escarificadora.

Con el rastrillo debemos arañar con fuerza la superficie de la tierra hasta romper el fieltro. Con la máquina escarificadora, un rodillo con varias cuchillas rasgará la superficie del suelo destrozando el fieltro. Al realizar el escarificado se suelen romper bastantes raíces del césped pero se regenerarán en varias semanas.

Finalmente retiraremos todos los restos del escarificado, que pueden ser usados para la fabricación de compost.

 

¿Cuándo realizar el escarificado?. Según el tipo de suelo y las especies cespitosas que constituyan el césped, se formará más o menos fieltro en el suelo, pero como norma general, debemos realizar uno o dos escarificados al año, a partir del momento en el que el fieltro adquiere un espesor superior a 5mm.

Si sólo necesitamos realizar un escarificado anual, la mejor época para hacerlo es primavera. Si necesitamos realizar un segundo escarificado, lo realizaremos a principios de otoño, para permitir que el césped se recupere antes del inicio del frío invernal.