Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Enredaderas o trepadoras

 

Bignonia

 

Las trepadoras son plantas que desarrollan tallos capaces de ascender trepando sobre muros, troncos, paredes, vallas, pérgolas, etc. Las enredaderas pueden ser arbustivas o herbáceas dependiendo de si tienen tallos leñosos o herbáceos.

Las plantas enredaderas se pueden utilizar para la formación de un seto de poco grosor, para recubrir una pérgola generando intimidad, sombra y abrigo, o para disimular estructuras poco estéticas.

Las plantas trepadoras se dividen en cuatro grupos según su estrategia de fijación:

 

Trepadora con raíces aéreas. Se adhieren a la superficie vertical a través de raíces aéreas. Pueden ascender hasta muchos metros de altura. Ejemplo: Hiedra (Hedera).

 

Trepadora con zarcillos. Algunas hojas se transformas en filamentos que sirven de ventosa a la planta permitiéndolas trepar. Ejemplo: Parra virgen (Parthenocissus quinquefolia).

 

Trepadoras sarmentosas o con tallos volubles. Sus tallos o peciolos son finos, largos y flexibles pudiendo enrollarlos y entrelazarlos para adaptarlos a mallas metálicas, rejas, pérgolas, espalderas…Estas trepadoras no trepan por sí solas, es necesario guiarlas. Ejemplo: Glicina (Wisteria).

 

Trepadoras con espinas. Poseen estructuras rígidas y agudas con las que se enganchan a soportes verticales. Ejemplo: Buganvilla (Bougainvillea) ó Zarza (Rubus).


 

Puedes buscar todas las especies de plantas trepadoras accediendo a nuestra Guía de plantas.