Navega rápidamente por el índice del contenido



Elegir las plantas para el jardín 

 

Las plantas son la parte viva del jardín ofreciendo una gran sensación de relajación a través de sus colores, su textura, su aroma, su sonido, su movimiento, su frescura y sus formas. Sin embargo, el jardín no será más bonito y relajante por incluir muchas plantas. Las plantas a utilizar deben estar cuidadosamente seleccionadas y planificadas para ajustarse a las proporciones y estilo del conjunto del jardín.

 

Espacios vegetales. La selección de plantas nos resultará más fácil si antes definimos qué espacios vegetales vamos a incluir en el jardín:

 

Bordura. Una bordura es un espacio lineal o borde formado por un lecho de plantas. La bordura puede marcar los límites de la parcela, de la terraza, de la piscina, del césped, de un macizo o de un camino.

La mayoría de borduras tienen forma rectangular y líneas rectas, aunque se puede crear un aspecto más informal dando forma curva al extremo delantero. Las borduras de anchura superior a 1 metro permiten crear decoraciones vegetales más atractivas evitando que las plantas invadan constantemente el camino, césped o espacio circundante.

 

Césped. El césped es una cubierta vegetal suave, compacta y uniforme que genera sensación de amplitud y permite contar con un espacio cómodo donde sentarse, tumbarse, jugar… ofreciendo una gran resistencia al pisoteo. Más información sobre césped.

 

Huerta. La huerta es un espacio destinado a la siembra de hortalizas. Más información sobre huerta.

 

Invernadero. El invernadero es una estructura protegida donde se puede desarrollar un jardín tropical, sub-tropical o mediterráneo de plantas que necesitan calor y protección frente a cambios bruscos de temperatura, viento, heladas…etc. 

Se debe seleccionar bien el diseño del invernadero, así como encontrarle un buen lugar en el jardín, de forma que no reste atractivo al jardín.

 

Jardín acuático. Es un espacio del jardín donde domina el agua y la vegetación acuática, plantas que presentan tejidos que les permiten absorber el oxígeno, el dióxido de carbono y las sales minerales directamente del agua.

Tanto si se pretende lograr un aspecto natural, como si lo que se busca es una estética moderna, se deben cultivar un número reducido de plantas, siempre adecuado al tamaño de la superficie de agua.

Una única variedad de planta acuática puede conseguir un buen resultado decorativo, especialmente si se trata de un estanque pequeño. Si se cuenta con espacio suficiente, se pueden combinar plantas de porte horizontal con plantas de porte vertical, añadiendo dinamismo. Más información sobre plantas acuáticas.

 

Jardín en macetas. Se trata de terrazas o espacios del jardín decorados con plantas cultivadas en maceta, lo que aporta una estética diferente a otros espacios vegetales, permite cambiar la ubicación de las plantas en cualquier momento y favorece la posibilidad de proteger a las plantas de condiciones climatológicas adversas trasladándolas al interior de la casa, de la caseta o del invernadero. 

 

Macizo. El macizo, también denominado arriate, arriete o parterre, es un espacio vegetal utilizado para romper la monotonía de una zona de césped o un área de estructura (un suelo de piedra, pizarra, cemento…).

Un macizo suele incluir plantas de gran atractivo bien en sus formas, sus colores o sus texturas, e incluso una combinación de todo ello. El macizo generalmente está basado en plantas destacadas y de mayor altura en el centro y plantas que descienden en altura de forma gradual hacia los bordes, sin embargo, el diseño de un macizo es libre y abierto a la creatividad. Se pueden crear macizos de diseño floral, macizos de color (por ejemplo, en rojo y rosa), macizos de coníferas..

Si se desea dar un aspecto formal a un macizo, se puede delimitar mediante una bordura o seto bajo, por ejemplo de boj, además de contenerle dentro de líneas rectas. Por el contrario, un macizo de perímetro libre y bordes curvos, aportará informalidad al diseño.

 

Pradera. Se trata de una superficie que pretende imitar las praderas naturales habituales en las zonas de montaña. Está compuesta básicamente de hierbas que se dejan crecer de forma silvestre entre las que se alternan con aspecto libre y espontáneo pequeñas flores de temporada.

La pradera es una alternativa al césped con menos mantenimiento y menos necesidades de riego, sin embargo, la creación de una pradera suele resultar una tarea complicada, siempre que el jardín no se encuentre en regiones de montaña. Las especies de hierbas adecuadas para la formación de una pradera necesitan suelos sueltos y pobres en nutrientes.

 

Rocalla. Es un espacio vegetal elevado, rocoso y de suelo arenoso o pedregoso en el que se pueden cultivar plantas que se desarrollan mejor en suelos secos y pobres en nutrientes, como algunas coníferas, plantas aromáticas, especies mediterráneas, cáctus y otras plantas crasas...

 

Zona de seto. Se trata de una pantalla vegetal creada para cubrir una valla, pared o muro, para separar espacios visualmente, para generar protección frente al viento, al sol, al frío o para proporcionar intimidad. Existen distintos tipos de setos vegetales, más o menos formales.

 

Selección de plantas. Una vez decididos los espacios vegetales que incluiremos en el jardín, se inicia la selección de plantas para cada espacio.

En primer lugar elegimos las plantas clave, las que atraerán el principal protagonismo en el jardín. Los árboles serán generalmente plantas clave en los jardines pequeños. También pueden ser planta clave los arbustos y otras plantas más pequeñas que se quieran destacar especialmente.

En segundo lugar elegimos plantas de soporte que ofrezcan una estructura permanente al diseño. Es el caso de setos, arbustos, pequeños árboles perennes, plantas trepadoras o áreas de césped.

En tercer lugar elegimos las plantas de relleno, aquellas que deben cubrir los espacios vacíos o zonas de relleno. Las plantas rastreras o de porte bajo, serán las mejores para esta función. Se recomienda no incluir demasiadas plantas de relleno.

Por último, se seleccionarán las plantas decorativas. Estas plantas servirán de detalle atractivo dentro del conjunto aportando cambio y variedad al jardín en las distintas estaciones. Como plantas decorativas se pueden incluir plantas vivaces, bulbosas, bianuales, anuales, hostas, hierbas y pequeños arbustos, tanto de hoja perenne como caduca.

Más información en la Sección de Plantas o en nuestra Guía de Plantas