Navega rápidamente por el índice del contenido



 

 

Cuidados después de la plantación

  

Una vez finalizada la plantación, se debe hacer un seguimiento para asegurar el arraigue y adecuado establecimiento de la planta en el jardín. Los cuidados a realizar consisten en:

 

Mantener bajo control el desarrollo de malas hierbas alrededor de la planta.

 

Proporcionar riego a la planta durante los períodos de sequía, principalmente en primavera y verano, hasta que la planta haya podido desarrollar su sistema radicular.

En plantas perennes, ya sean herbáceas vivaces, arbustos o árboles, el riego debe realizarse en profundidad, de forma que se favorezca el desarrollo de las raíces hacia el subsuelo. Los riegos frecuentes y ligeros provocan un desarrollo muy superficial de las raíces haciendo a la planta poco resistente frente a la sequía, al frío y al viento.

En plantas xerófilas o cuando se pretende que las plantas, una vez establecidas, sobrevivan sin necesidad de riego automático, habrá que realizar siempre riegos en profundidad tras realizar la plantación, espaciándolos progresivamente y dejando que la planta pase un poco de sed, de manera que la planta se vea forzada a desarrollar las raíces en profundidad.