Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Cuándo podar

 

En nuestra Guía de plantas puedes ver el mejor momento para podar cada planta consultando su ficha. De todas formas, es posible saber cuándo podar cada planta si seguimos las siguientes pautas generales:

 

Podar tras la floración o tras la fructificación: Las plantas que florecen en primavera y verano sobre los tallos del año anterior, siempre que interese estimular la floración o fructificación de la siguiente temporada. Los nuevos tallos tendrán tiempo de desarrollarse antes del invierno para volver a florecer y dar frutos en primavera-verano. Ej: Forsitia, espirea, deutzia.

 

Podar al comienzo de la primavera: Las plantas que florecen al final del verano y en otoño sobre los tallos del año en curso, así como la mayoría de plantas perennes.

 

Podar en invierno, durante el reposo vegetativo: Los árboles y arbustos de hoja caduca si interesa conseguir una brotación vigorosa en primavera. Sin embargo, no se deben podar en invierno los árboles o arbustos de floración primaveral, ya que la floración se vería dañada.

 

Podar en primavera o comienzo del verano: Siempre que se desee un crecimiento más controlado y reducido.

 

Podar en verano: Siempre que se desee reducir la cantidad de hojas y recursos alimenticios de la planta.

 

Podar a finales de verano o principios de otoño: Árboles y arbustos sensibles a la poda o de difícil cicatrización. Es el caso de coníferas, frutales de hueso, arces, hayas, falsa acacia, magnolio…