Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Cómo sembrar semillas

 

Es posible que algunas semillas necesiten varios meses de preparación antes de su siembra sometiéndolas a determinados procesos o temperaturas que faciliten su germinación. En este sentido, suele indicarse algunas recomendaciones en el paquete de semillas. Si la semilla es de producción propia, es aconsejable revisar información acerca de la reproducción por semillas de cada planta en nuestra Guía de plantas. También puedes consultar más información sobre reproducción por semillas.

 

Fases para realizar la siembra directamente al exterior.

 

1º Preparación del suelo. Un mes o tres semanas antes, se debe airear el suelo con una horca o con un motocultor y eliminar todas las hierbas adventicias desde la raíz.

Una semana antes se eliminarán nuevamente las hierbas adventicias que hayan vuelto a brotar y justo antes de la siembra hay que rastrillar el suelo para nivelarlo apartando piedras grandes si las hubiera.

 

2º Marcar el suelo. Presionando el suelo con una caña de bambú se marcarán surcos o hileras que definirán el área de plantación de cada tipo de semillas. Los surcos pueden ser rectos o de contorno irregular, en el caso de buscar un efecto más natural o espontáneo.

 

3º Definir el espaciado. En los paquetes de semillas suelen venir recomendaciones sobre el espaciado que se debe tener en cuenta al realizar la siembra. En todo caso, debe calcularse en base a la anchura que llega a alcanzar la planta adulta.

 

4º Expansión de las semillas en la tierra. Colocar un montón de semillas en la palma de la mano y acercándola al surco, dar suaves golpecitos para conseguir que las semillas se vayan deslizando y distribuyendo dentro del surco. En el caso de semillas muy pequeñas, mezclar previamente las semillas con un poco de arena ayudará a que se deslicen y distribuyan mejor.

 

5º Cubrir ligeramente las semillas rastrillando una fina capa de suelo sobre las hileras o surcos.

 

6º Regar el área sembrada utilizando alcachofa para evitar que el agua desentierre las semillas.

 

7º Proteger el área sembrada con ramitas o con una redecilla que impida que los pájaros u otros animales se coman las semillas o las desentierren.