Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Cómo plantar bulbos

 

Jacinto, bulbosa de flor primaveral muy aromatica

 

Los pasos a seguir para plantar bulbos directamente al exterior son los siguientes:

 

1º Calcular el espaciado y profundidad de plantación. En función del número y tipo de bulbosas a plantar, se calculará la amplitud del hoyo manteniendo un espaciado entre cada bulbo de 2-3 veces su anchura.

Por otra parte, se calculará la profundidad del hoyo. La mayoría de los bulbos se plantan a una profundidad de 2-3 veces la altura del bulbo, aunque hay excepciones:

 

Las bulbosas Tulipa (tulipanes) se plantan a una profundidad de 3-4 veces su altura.


Las bulbosas Nerine (Nerinas) se plantan con la punta sobre la superficie.
 

En climas fríos todos los bulbos se plantan a más profundidad para protegerlos del frío y las heladas. Los bulbos sensibles al frío, humedad o falta de drenaje del suelo se pueden plantar en maceta o semillero protegido, a la misma profundidad que si se plantan al exterior. Tras su brotación, podrán trasplantarse al exterior.

 

En suelo arenoso y ligero todos los bulbos se plantan a más profundidad para protegerlos del frío, del calor o de la deshidratación.

 

2º Abrir hoyo de plantación. Se cava un agujero de las dimensiones y profundidad calculadas en función de las bulbosas a plantar. Se eliminan las hierbas adventicias desde la raíz, se incorpora compost o mantillo al fondo del hoyo y se pincha con una horca para soltarlo y airearlo.

 

3º Se sitúan los bulbos con la yema de crecimiento hacia arriba, respetando el espaciado y la profundidad de plantación previamente calculados.

 

4º Rellenado del hoyo respetando la estructura original de la tierra al incorporarla nuevamente al hoyo y manteniendo la posición y colocación de los bulbos. Finalmente se compacta la tierra ligeramente con los dedos para eliminar el aire que pueda haber quedado, pero sin dañar las puntas de los bulbos.

 

5º Proteger el área de plantación con una malla o redecilla que impida que los pájaros u otros animales desentierren los bulbos. La malla deberá retirarse cuando aparezcan los primeros brotes.