Navega rápidamente por el índice del contenido



Casetas y cobertizos

 

La caseta de jardín permite disponer de un espacio cubierto y protegido para las herramientas y maquinaria de mantenimiento del jardín. Además, es un lugar donde guardar elementos y mobiliario. Es importante valorar bien sus usos y la dimensión de los materiales que se deberán guardar en su interior, de forma que se escoja una caseta de tamaño adecuado y con una puerta lo suficientemente amplia para que resulte cómoda y práctica. También es fundamental localizar la caseta en una zona cómoda de acceso y uso.

La caseta de jardín es un elemento grande que cobrará cierto protagonismo y ayudará a “vestir” el jardín. Por ello se debe elegir un modelo atractivo, decorar la caseta y planificar todo el espacio a su alrededor para que la caseta quede incluida dentro del marco y estilo del diseño.

 

Opciones en el mercado

 

Existen casetas de jardín de distintos tamaños, desde menos de 2m2 las más pequeñas hasta casi 20m2 las más grandes.

En el mercado se pueden encontrar casetas prefabricadas metálicas, de resina y de madera. Las casetas metálicas y de resina son más económicas y no necesitan mucho mantenimiento pero generalmente resultan poco estéticas.

 

Las casetas de madera presentan un aspecto más natural y se puede elegir entre distintos diseños y formas para adaptarse mejor al estilo del jardín. La calidad de la madera es otra de las características a valorar al elegir la caseta adecuada. Generalmente se utilizan maderas resistentes de bosques de montaña, principalmente de pino. Exige el sello PEFC, que te asegura que la madera procede de bosques sostenibles y ha sido talada por empresas y países que siguen planes de desarrollo sostenible y respeto de los bosques.

Los grosores más habituales de las tablas de madera varían entre 19-28mm en las paredes y 16-19mm en el techo. El precio de las casetas de madera varia en función del grosor y calidad de la madera. También influirá en el precio características como:

  • Tener un diseño novedoso
  • El tratamiento que lleve la madera
  • Los accesorios que se incluyan (ventanas oscilantes, tejas decorativas, jardineras, canalones de desagüe…).

Las casetas de madera necesitan mantenimiento. Antes de su montaje se debe aplicar un tratamiento con aceites protectores. Tras el tratamiento, se pintarán todas las tablas para una mayor protección frente a los agentes exteriores. Se utilizarán pinturas para madera de exterior pudiendo elegir entre numerosos colores o también una pintura incolora en el caso de que se prefiera mantener el color original de la caseta elegida.

Una vez se ha realizado todo el mantenimiento inicial previo a la instalación, la caseta de madera deberá pintarse nuevamente cada dos o tres años para asegurar la conservación de la madera. Es posible contratar servicios de montaje y tratamiento de la caseta para mayor comodidad.