Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Casetas para perro 

 

Una caseta para perro proporciona un lugar de refugio a nuestro perro y debe resultar un sitio confortable y protegido del frío y del calor.

 

Para ello, las medidas de la caseta resultan fundamentales. Para decidir el tamaño de la caseta de perro, debemos tomar las medidas de nuestro perro y elegir una caseta que le permita entrar, tumbarse, darse la vuelta y levantarse sin dificultad.

Sin embargo, tampoco conviene elegir un tamaño demasiado grande, ya que le resultará fría en invierno. La caseta para perro debe ser un 25% más larga y entre un 25-50% más alta que el perro. La entrada de la caseta debe ser algo inferior a la altura del lomo del perro, para evitar que se pierda calor.

 

En climas fríos, conviene elegir una caseta con buen aislamiento en sus paredes, así como agregar un colchón caliente y una puerta que ayude a conservar el calor en el interior.

 

Podemos escoger entre dos tipos de casetas para perro:

 

  • Casetas para perro en madera: Las casetas para perro en madera son más cálidas y ofrecen mejor aislamiento frente al frío y al calor. Por otra parte, resultan más decorativas. Para facilitar la limpieza, resulta muy práctico que el techo de la caseta se pueda abrir. Para evitar que la madera se estropee con la humedad o se decolore con el sol, las casetas para perro en madera necesitan mantenimiento.

 

  • Casetas para perro en plástico: Las casetas para perro en plástico resultan muy duraderas y fáciles de limpiar. Aunque aíslan peor que la madera y resultan menos decorativas, no necesitan mantenimiento.