Navega rápidamente por el índice del contenido



 

Abono verde

 

El abonado verde consiste en plantar especies de corto período vegetativo que abran el terreno con sus raíces profundas. Una vez que alcanzan su desarrollo y comienzan su floración, las arrancaremos y desmenuzaremos dejándolas secar varios días y después las enterraremos ligeramente en la tierra de forma que aporten nutrientes y humus fresco al suelo. Se siembra en otoño o en primavera y se entierra tres o cuatro meses después, antes de que las plantas se vuelvan leñosas.

El abono verde es un tipo de abono adecuado para tierras que no se están usando, bien para preparar una próxima plantación o bien para bancales de huerta que se han dejado vacíos.

Como abono verde podemos utilizar leguminosas mezcladas con gramíneas o cereales:

 

Especies leguminosas adecuadas como abono verde: Vicia villosa (Veza), Medicago sativa (Alfalfa), Vicia faba (Haba), Trifolium pratense (Trébol), Lupinus angustifolius (Altramuz azul).

 

Especies gramíneas adecuadas como abono verde: Secale cereale (Centeno), Sinapsis alba (Mostaza), Avena sativa (Avena), Hordeum vulgare (Cebada), Phacelia tanacetifolia (Facelia).